Del 3 al 6 de mayo Cañete de las Torres será el centro de atención del arte floral y del arte contemporáneo. En estas fechas convivirán aspectos tradicionales como las Cruces de Mayo y el Concurso de Rejas y Balcones, junto con las intervenciones artísticas en vías públicas. Respecto a las instalaciones florales.

Arte floral en ARCO

   Arte y flores han estado unidos desde tiempos remotos. Empezando por los cultos religiosos y funerarios de las civilizaciones antiguas, seguido como un motivo de ornamentación arquitectónico, pictórico y escultórico, hasta llegar a ser un tema de tendencia artístico propio en los bodegones del barroco -still life en inglés-, las ilustraciones de botánica de la época humanista e ilustrada, y los coloridos paisajes impresionistas. Este legado, a día de hoy, se ha diversificado en una rica gama de expresiones artísticas que tienen como leit motiv las flores y otros elementos del mundo vegetal y natural. Como el Still Life contemporáneo, la proliferación de muestras de arte floral y festivales artísticos de paisajismo -Temps de Flors en Girona o el Festival Internacional de los Jardines Chaumont-sur-Loire en el Valle del Loira, Francia, por ejemplo-, así como instalaciones artísticas site-specific en galerías o instituciones del arte.

Lola Guerrera, Colisión, 2018, Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, ARCO 2018.
             
   A la búsqueda de intervenciones artísticas realizadas con flores en la gran semana del arte en Madrid, el equipo creativo de Calles en Flor visitamos ARCO, Feria Internacional de Arte Contemporáneo. En una 37ª edición dedicada al Futuro, que ha quedado señalada en su apertura inicial por la censura a la obra de Santiago Sierra Presos políticos, así como por la acción reivindicativa #estamosaquí impulsada por las artistas Yolanda Domínguez y María Gimeno, podemos afirmar que el carácter de la “ausencia” reclamando “presencia” ha sido su sello de identidad más mediático. En esta línea cabe destacar también la ausencia de piezas artísticas de calidad realizadas con flores y elementos del mundo vegetal. Aspecto que no debería extrañarnos si tenemos en cuenta el carácter perecedero del propio material, así como el objeto fundacional de ARCO, una feria internacional que pretende ser punto de encuentro y transacción comercial entre galerías, artistas y coleccionistas de arte.      

   En nuestro recorrido, una de las primeras piezas que llamaron nuestra atención fue la obra del joven artista chileno Gianfranco Foschino para la galería Leyendecker. Con su pieza Taki (2018) proyectaba una videoinstalación de 5 pantallas en loop en tiempos variables, donde una cascada de gotas de aguas impregna un mundo vegetal y florido en un entorno que parece imposible, el fondo de una gruta donde no llega la luz solar. Si bien no responde exactamente a nuestra idea de intervención artística con flores, se caracteriza por su aproximación al concepto pictórico still life aplicado a las nuevas tecnologías.

Gianfranco Foschino, Taki, 2018, Galería Leyendecker, ARCO 2018.
                               
   En una escala más conceptual los artistas brasileños Angela Detanico y Rafael Lanin presentaron para la galería Vera Cortés la pieza Deseo (Vanitas), 2018, una instalación de 5 jarrones y 50 flores en la que recuperan los códigos del bodegón barroco, haciendo uso de un riguroso formalismo así como de una refinada poética visual y textual. Orientada su meditación de la vanitas mundana hacia nociones románticas de lo pintoresco, un jarrón de flores que se marchita lentamente, y la fascinación conjunta de la capacidad humana por contemplar el mundo que les rodea. Trabajo que sin duda impregna un sentido de ruptura hacia sus trabajos habituales, como son los códigos y sistemas de escritura que toman la forma de puntos, líneas, cubos, mapas, ciudades, ondas, estrellas, etc., y sin embargo, traspasa la semiótica del arte hacia el cuestionamiento del carácter efímero y económico de la pieza como objeto de mercancía.


Angela Detanico y Rafael Lanin, Deseo (Vanitas), 2018, Galería Vera Cortés, ARCO 2018. 
                     
   Esta lectura de la vanitas del Barroco contrasta por completo con la realizada por la creadora cordobesa Lola Guerrera en su pieza Colisión (2018), realizada ex profeso para el stand de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, en el marco de la muestra colectiva Futuro, Arte, Mujeres. Más allá del valor evanescente, lumínico y caduco de la obra, que en su pieza no existe, en palabras de la comisaria Lola Molina “su mirada centra la atención en las cualidades del material con el que trabaja”. El tratamiento de una galaxia de “fuerzas centrífugas de flores, hojas y ramas secas” dispuestas en hilos de seda transparente que se sostienen en contrapeso con pequeñas piezas de plomo, nos sumerge en un cosmos visual y onírico de imágenes reales de galaxias y asteroides encontrados por la autora en la web de la NASA, a partir de un relato científico recogido por el telescopio Hubble.

Muestra colectiva Futuro, Arte, Mujeres, stand de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, ARCO 2018. Instalaciones de las creadoras Nieves Galliot, Verónica Ruth Frías y Lola Guerrera. 

   No es casualidad que esta última intervención nos acerque a nuestro propio contexto. Ya que Guerrera es de Córdoba, y el uso de la flor es un material intrínseco de base en nuestras manifestaciones culturales más ancestrales: el legado romano y andalusí reflejado en los Patios de Córdoba, así como las Cruces de Mayo y los concursos de Rejas y Balcones. Asimismo, en el ámbito de la creación contemporánea sigue con la tónica de los diálogos establecidos por tres artistas visuales en el ciclo expositivo Lecturas en flor, comisariado por Ignacio Collado, iniciado en mayo de 2016 en la Fundación Cajasol (Sevilla), y continuado el pasado mayo en el Centro de Arte Rafael Botí (Córdoba). Así como el más reciente Festival Flora, donde ocho artistas florales de escala internacional transformaron 8 patios cedidos por el Ayuntamiento de Córdoba.   

Ciclo Lecturas en Flor, Centro de Arte Rafael Botí (Córdoba), mayo 2017. Instalaciones de los artistas Antonio Blázquez,  Nieves Galliot y María Ortega. 

   Una serie de experiencias institucionales a las que Calles en Flor pretende sumarse desde la singularidad de la intervención artística y participación social del arte público en las calles de Cañete de las Torres.

Texto: Noelia Centeno.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

My Instagram